Entradas recientes
Comentarios recientes
Archivos

Curiosidades gatunas

  1. La mayoría de los gatos son alérgicos a la lactosa

¿Te preguntas si los gatos pueden tomar leche? Si bien la imagen de un minino con un plato de leche está muy presente en el imaginario popular, la mayoría de los gatos adultos es, en realidad, alérgica a la lactosa.

Todos los cachorros de mamíferos nacen preparados para digerir y asimilar la leche materna y este es su mejor alimento. Durante el periodo de lactancia, los gatos bebés producen una gran cantidad de una enzima llamada lactasa, que es la responsable de digerir la lactosa de la leche materna. Pero cuando alcanza el periodo del destete, la producción de esta enzima disminuye progresivamente, preparando el organismo del animal para dejar de consumir la leche materna y empezar a alimentarse por su propia cuenta.

Aunque algunos mininos pueden continuar generando una baja cantidad de enzimas en la edad adulta, la gran mayoría deja de producirla y se vuelve incapaz de digerir la lactosa. Por eso, es un falso mito que la leche es un alimento adecuado para los gatos. De hecho, el consumo de este alimento y sus derivados puede provocar numerosos problemas gastrointestinales en tu minino.

  1. Los gatos no perciben los sabores dulces

Si bien tienen la visión y la audición muy superiores a la nuestra, el sentido de gusto de los mininos está menos desarrollado. Mientras una persona posee más de 9000 bulbos gustativos, los gatos cuentan con menos de 500, y ello se traduce en una más limitada capacidad de identificar la variedad de sabores que ofrecen los alimentos. Además, los felinos solo producen una de las dos proteínas necesarias para asimilar la información de los sabores dulces. Por ello, aunque detecten fácilmente los gustos salados, ácidos y amargos, los gatos no perciben los sabores dulces.

Muchos expertos afirman que esta sería una importante habilidad autodefensiva desarrollada por los felinos durante su proceso de evolución. Como los alimentos azucarados resultan dañinos para su organismo, pudiendo provocar diarreas, cólicos o flatulencias, su paladar puede haber evolucionado a tal punto de rechazar el sabor dulce.

  1. Emiten muchos sonidos, pero su lenguaje es mayormente corporal

Seguramente, te encanta escuchar como tu gato ronronea al recibir una caricia o maúlla para invitarte a jugar, pero quizá aún no conozcas todos los sonidos que los gatos emiten y cuáles son sus significados. Actualmente, se estima que los gatos pueden emitir hasta 100 vocalizaciones distintas, y, al contrario de lo que se pensaba antiguamente, hoy se sabe que los gatos utilizan sonidos no solo para “hablar” con sus humanos favoritos, sino que también los usan para comunicarse entre ellos, principalmente cuando son cachorros y necesitan llamar la atención de sus madres.

Si bien su capacidad de vocalización es sorprendente, nuestros mininos utilizan mayormente el lenguaje corporal para expresar sus emociones, estados de ánimo y percepciones de la realidad. El lenguaje corporal de los gatos es sofisticado y complejo, comprendiendo una gran variedad de posturas, gestos y expresiones faciales. Para tener una idea, solo con los movimientos y posiciones su cola, tu felino puede decirte muchísimo sobre cómo se siente y cómo percibe cada situación de su entorno.

  1. Tienen más huesos que nosotros

Nuestros mininos pueden ser más pequeños que nosotros, pero su cuerpo tiene más huesos que el nuestro. Un gato adulto saludable tiene cerca de 230 huesos24 más que el esqueleto humano, y los discos entre sus vertebras son más espesos que los de una persona. Esta estructura ósea, combinada con su musculatura bien desarrollada, permite que los felinos tengan una gran elasticidad y desempeñen saltos extraordinarios, así como introducirse en huecos y espacios aparentemente imposibles.

  1. Newton podría haber creado la primera “puerta gatera”

Todos conocemos las famosas “puertas para gatos” o “puertas gateras”, ¿verdad? Pero pocos saben que este podría haber sido uno de los inventos de Isaac Newton, el magnífico pensador que ha marcado un antes y un después en la Física.

Como nos cuenta el científico y escritor CyrilAydon, en su libro “Historias curiosas de la ciencia”, Newton habría pensado en una forma de permitir que su gata saliera al exterior del hogar cuando deseara, sin interrumpir sus preciosos momentos de concentración y experimentos. Entonces, se le ocurrió hacer un agujero en su puerta para incorporar un acceso exclusivo para su minina y sus cachorros. Y así, habría surgido la primera “puerta gatera” de la historia.

  1. Los gatos también tienen récords mundiales

No solo los humanos figuran en el Libro Guiness de los récords mundiales. Muchos mininos han ganado su lugar en este compilado de cifras destacadas, tras realizar algunas hazañas.

Creme Puff, nacido en Texas (Estados Unidos), ostenta el récord de ser el gato más longevo del mundo, habiendo vivido durante 38 años. Por otro lado, Himmy, de Queensland, es registrado como el minino más pesado hasta la actualidad, con un peso corporal superior a 21 kg. Y una gata llamada Towser mantiene su título como la mejor cazadora de ratones del mundo, habiendo capturado casi 29.000 ratones en toda su vida.

  1. Sus huellas dactilares están en la nariz

Cada persona tiene una composición única en sus huellas dactilares, por lo cual su identidad puede ser reconocida por esta impresión natural. De la misma manera, cada gato posee un diseño único e inigualable en el cojín de su nariz, siendo esta otra curiosidad de los gatos que seguro desconocías. Más que huellas dactilares, nuestros mininos tienen huellas nasales. Curioso, ¿verdad?

  1. Sus bigotes también componen sus sentidos

Los bigotes de tu gato no son sencillos pelos, sino que integran sus capacidades sensoriales. Así como las pestañas y los pequeños pelos debajo de la barbilla, sus bigotes actúan como sensores de movimiento. Al combinarse con sus células olfativas, permiten que los felinos detecten rápidamente presas, posibles depredadores, hembras en celo, alimentos venenosos o en descomposición, territorios de otros felinos, etc.

  1. Los gatos pueden ver en color

Por muchos años, ha prevalecido una creencia de que los gatos ven en blanco y negro, pero con el tiempo se ha demostrado que ello es un falso mito. En realidad, los ojos de nuestros mininos no poseen las células del cono rojo, por lo cual no pueden percibir las tonalidades de rojo y rosa. Pero sí tienen las células del cono azul y verde, siendo capaces de distinguir tonalidades de amarillo, azul y verde. Aunque demuestren cierta dificultad para reconocer la saturación de estos colores.

  1. Si se frota contigo, eres suyo

¿Tu minino suele frotarse contigo? Ello puede parecerte una bella demostración de amor, pero tu gato lo hace para dejar su olor en ti e informar de que eres de su propiedad. Es una forma que tienen los gatos de marcar su territorio, es por ello que también solemos ver cómo se frotan por los muebles del hogar, etc. Por supuesto, si lo hace contigo, también significa que te tiene tanto aprecio que te ha elegido como alguien suyo o, simplemente, lo hace como demostración de cariño. también cabe la posibilidad de que lleve a cabo este comportamiento para captar tu atención por algo; todas estas teorías son válidas y abaladas por los etológos felinos.

  1. Te amasa porque te quiere

Muchos tutores se preguntan por qué los gatos amasan con tanta frecuencia. Cuando son bebés, los gatos amasan los pezones de sus madres para estimularlos y succionar más leche. Se trata de un movimiento natural que es parte del vínculo único que los gatitos comparten con sus progenitoras. Este contacto les genera una sensación de placer y bienestar, ya que se sienten acogidos junto a sus mamás.

Cuando un gato adulto amasa a sus tutores, esta es una forma de expresar que se siente tranquilo y a gusto en su compañía. Por ello, si tu gato te amasa, es porque te quiere y compartir este momento contigo le genera enorme placer, siendo este dato otra de las curiosidades de los gatos que probablemente desconocías.

Deja un comentario