Comentarios recientes
Archivos

Siamés Tradicional y Moderno: Dos Razas Distintas

siames moderno

 

 

 

 

 

 

 

Sin lugar a dudas,el origen del gato Siamés se remonta al antiguo Reino de Siam, actualmente Tailandia, y de ahí le vino precisamente el nombre a esta raza que es una de las más antiguas que se conocen. Allí,de donde es oriundo, fueron los miembros de la clase alta quienes lo apreciaban como un animal muy valioso y son varias las leyendas que acerca de él se conocen.

Una de ellas cuenta que al morir un monarca se seleccionaba a uno de sus gatos predilectos para enterrarlo con él. Después por un camino previamente preparado, el animal salía de la tumba ya en posesión del alma del rey fallecido. Se le llevaba a la ceremonia de coronación del nuevo rey para que, a través de los ojos del gato, el rey muerto pudiera ver como accedía al trono su sucesor. Otra leyenda narra como una princesa de Siam utilizaba el rabo de su gato para colocar todos sus anillos reales mientras se bañaba y como el animal doblaba la punta de su cola, para evitar que se cayeran los anillos al suelo, era por esto que con el paso del tiempo la punta de su cola tomaba la forma de un gancho, y ese carácter somático adquirido se trasmitía a toda su descendencia de generación en generación.
Como puede apreciarse, esas y otras muchas narraciones nos hablan de la fértil imaginación de aquellos primeros dueños de esos ejemplares, que con su característica distribución del color y sus ojos azules, hoy nos hacen seguir viéndolos como una de las razas más expresivas y enigmáticas.
En Europa no se les conoció hasta 1871 en que arribaron a Inglaterra los primeros ejemplares y donde causaron entonces una gran sensación. Desafortunadamente, muchos de los primeros cachorros logrados se enfermaron y murieron porque no recibieron el trato y la alimentación más adecuada. Baste recordar que se les alimentaba con pan remojado con leche y se les encerraba en unas jaulas de vidrio. Aquellos criadores tardaron algún tiempo en reconocer que, como cualquier otro gato, debían ingerir básicamente carne y que necesitaban de aire fresco.
En 1895 ya se les identificaba bien por su cabeza redonda o de manzana y en 1902 en el Reino Unido se fundó el Club de Gatos Siameses por la señora Veley y se describió el estándar (gato ideal) de esta raza, que tiene asombrosas coincidencias con lo que hoy aceptan la mayoría de las asociaciones felinas para los Siameses tradicionales, también conocidos simplemente como Thais.
Esto es debido a que evolutivamente y, como producto de un trabajo de selección de criadores norteamericanos, apareció un fenotipo de Siamés extremadamente esbelto y estilizado, con largas extremidades y cabeza triangular, que se impuso poco a poco en el gusto de los aficionados durante el siglo XX y que fue aceptado y reconocido por casi todas las organizaciones felinas internacionales. Con el paso del tiempo, ese Siamés moderno comenzó a denominarse “siamés” y curiosamente,al Siamés tradicional, aquel al que se refieren las viejas leyendas y reconocido como originario de Siam, se le llamóThai pero es también conocido como Siamés tradicional, Siamés antiguo y Siamés clásico. En idioma Inglés se le denomina thaicat, applehead siamese(siamés cabeza de manzana) y oldstyle siamese (siamés del viejo estilo).
Estos ejemplares presentan un cuerpo más compacto y redondo que el Siamés moderno, una cabeza con mejillas llenas y redondeadas, un hocico más bien corto, orejas de inserción alta pero medianas, ojos oblicuos y siempre azules, aunque pueden tener tres tonalidades diferentes, poseen una cola mediana y generalmente con una punta redondeada y algo gruesa.
Cuando “The International Cat Association” (TICA) aceptó al Siamés antiguo como Thai, esto no fue muy bien recibido por parte de algunos criadores, que preferían la variedad de apariencia más refinada y esbelta que presenta el Siamés moderno para las exposiciones y concursos felinos. A pesar de esto, han seguido existiendo aún algunos criaderos dedicados exclusivamente al Siamés tradicional, hoy conocido como Thai, y no son pocos los que los prefieren por su mayor calidad de vida a largo plazo.Es posiblemente por eso que, desde el año 2001, algunos criadores empezaron a importar el gato original de Tailandia con el objetivo de expandir y preservar los genes del Thai, y también para diferenciarlo del Siamés occidental o moderno.
Ambos, el gato Siamés tradicional y el moderno, se caracterizan por un esquema de color típicamente acromelánico, pues tiene una coloración más oscura en los puntos donde la temperatura corporal es menor (extremidades, cola, cara y orejas), lo que contrasta con el color parejo y más claro del resto del cuerpo. Así, existen diferentes variedades según el color de los puntos: foca (negro), azul (gris), rojo (naranja), crema, chocolate, lila, tabby o atigrado y tortie (rojo y negro). Este último es exclusivo de las hembras.
Esta antigua y manipulada raza de gatos es capaz de comunicarse como ninguna otra, ellos hablan con su voz y su cuerpo, la voz siamesa es en verdad legendaria. Se les ha tildado como muy “adictos a los humanos” debido a que pueden permanecer largos ratos en su regazo, en su cama o echado muy cerca del amo pues son excelentes animales de compañía. Algunas expertos afirman que tener un gato Siamés le ha cambiado la vida a más de un ser humano, pues muchas personas que nunca tuvieron un felino y que, de alguna manera quizás hasta sintieroncierto desprecio por ellos, cuando adoptaron un Siamés, éste logró que modificaran sus criterios negativos en relación con estas mascotas.
Al Siamés se le considera la raza de pelo corto más inteligente (9 puntos en una escala de 10)y es extremadamente territorial. No aceptan fácilmente los cambios de residencia, cuando esto sucede pueden estar un poco deprimidos durante un largo período de tiempo.
En Cuba, según se ha podido investigar, el Siamés tradicional apareció alrededor de 1940 aunque en los Estados Unidos se habían importado desde el Reino Unido desde finales del siglo XIX. Alrededor de 1950 ya se comercializaban en La Habana por algunos criadores. La Dra. Josefina del Río, fundadora del club de esta raza en Cuba, afirmaba que supo de la venta de cachorros de Siameses a través de un anuncio publicado en un periódico de la época y que en 1965 adquirió un ejemplar, al que llamó Zafiro. Tristemente ese gato murió a los once años, sin haber dejado descendencia alguna.
En 1991, al fundarse la Asociación Cubana de Aficionados a los Gatos(ACAG) por el Dr. Ángel de Uriarte Rubio, de inmediato se reconoció la existencia de la Siamesa Tradicional como la única raza asiática en nuestro medio, aunque ninguno de los ejemplares tenía pedigrí. Los primeros tres cachorros registrados ante la Comisión Genética de la ACAG como F-4 y por ende, con derecho a pedigrí, nacieron el 26 de mayo de 2013, en el criadero Arte Gato, de mi pertenencia. Hasta el año 2014 no se ha constatado que existan gatos Siameses modernos en nuestro país.
En resumen, el Siamés moderno y el Siamés tradicional o Thai, son dos razas diferentes, aunque parecidas y a veces confundidas entre sí por algunos aficionados. El estándar del Siamés o Siamés moderno indica un cuerpo elegante, esbelto, estilizado, flexible y bien musculoso, entre otras características físicas. El pelaje es coloreado en las puntas, en todas las variedades aceptadas (sólidos, tabbys y torties) y en todos los colores (seal, chocolate, red, cream, lilac, blue). En tanto, que el Siamés tradicional o Thai, si bien comparte algunas características con el Siamés Moderno (por ejemplo, el patrón de coloración) se diferencia de éste por sus formas redondeadas. Así, el Thai presenta un cuerpo más compacto y redondo, cabeza con mejillas llenas y redondeadas, hocico más corto, orejas de inserción alta pero no enormes, ojos alargados (no totalmente oblicuos) celestes o azules, cola más corta y generalmente con punta más redondeada y más gruesa. Los colores aceptados son los mismos que para el Siamés Moderno.
Sally Franklin en su libro “The Complete Siamese”, publicado en 1995 y en lo que se considera por muchos como la obra más completa dedicada a estas razas,ha resumido genialmente sus cinco características básicas. Ella ha dicho, y con razón, que tienen “la gracia de la pantera, la velocidad del ciervo, la suavidad de la felpa, la fuerza del león y la afectividad del perro”. A lo que modestamente el autor de este post agrega que por su expresividad, inteligencia, elegancia, porte aristocrático y su devoción a la familia, se le considera al Siamés tanto tradicional como moderno, como “El Príncipe de los Gatos”.
Fuentes:
1. Franklin, Sally. The Complete Siamese. New York: Howell Book House, 1995, pg. 54, pp. 86-88.
2. Craig-McFeely, Julia, Catalogue of theFirstSiameseCat Club Show (1924), OSSC Publications, 2004. ISBN: 978-19-047-02085
3. Metz, Gabriele, Razas de gatos, Editorial Hispano Europea. ISBN: 978-84-255-16849
4. Jones, Denise: “Gato siamés”, Editorial Hispano Europea. ISBN: 84-255-1598-X
5. Siamés tradicional – Wikipedia, la enciclopedia libre.htm
6. Siamés moderno – Wikipedia, la enciclopedia libre.htm

4 comentarios para “Siamés Tradicional y Moderno: Dos Razas Distintas”

  • barbara says:

    tengo un gato siamés, es callejero, cuando se enreda con alguna gata se pierde de la casa hasta 2 días, luego regresa herido todo sucio y sangrando. Me pregunto será una la gata quien lo hiere u otro gato?

    • ACAG says:

      Las gatas siempre atacan al macho inmediatamente después del coito, pero el macho siempre esta preparado y la evita. Lo más normal es que sean riñas con otros machos pretendientes las que le ocasionen las heridas a su gato.

  • Aliet says:

    Me encantan estos gatos, y me gustaria adquirir uno, no se como dirigirme en este sentido más que preguntarle a especialistas en este tema, como pudiera comprar una cachorra de esta raza, donde se pueden encontrar????
    Agradecería mucho su atención y disculpe las molestias que pudiera ocacionar

    • ACAG says:

      La persona indicada para informarla a este respecto es el Cro. Mario Fernández, responsable de Grupo de Raza Asiaticos, con el teléfono 78600228

Deja un comentario