Comentarios recientes
Archivos

¿Castrar o sólo esterilizar?

charlin-300x282Leemos en el Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas, de L. Cardenal:

Castración – Extirpación de las glándulas genitales, o sea, de los testículos en el macho y los ovarios en la hembra.
Esterilización – Operación que tiene por objetivo privar a un individuo de la facultad de reproducción.

Algunos podrían decir – “Pero bueno, ambos términos son sinónimos; si se castra a un animal, no puede reproducirse”, y en esto último tienen razón.

Al estirpar los testículos u ovarios, se están eliminando las estructuras responsables de la producción de espermatozoides en el macho y de la maduración de los óvulos en las hembras, que son las células que después de su fusión en el organismo femenino, van a dar origen a un nuevo ser. Pero no son sinónimos en el sentido que las glándulas genitales (testículos y ovarios) son además las responsables de la producción de hormonas sexuales, de enorme importancia en el funcionamiento, desarrollo y mantenimiento del organismo en forma global, interactuando con otros sistemas hormonales y determinando muchos aspectos del comportamiento del individuo. Después de la castración, desaparecen las hormonas sexuales femeninas (estrógenos) en la hembra y las masculinas (andrógenos) en el macho. Resumiendo, con la castración se elimina la capacidad de reproducción y la acción de las hormonas sexuales.

Es posible esterilizar a un animal o ser humano, sin necesidad de castrarlo. Para ello se utilizan dos técnicas quirúrgicas relativamente sencillas: la vasectomía en los machos y la interrupción de las trompas en las hembras.

¿En qué consisten estos procederes?
En la vasectomía se practica una pequeña incisión en el escroto o bolsas del macho y se corta solamente el conducto deferente, que es un fino conducto que lleva los espermatozoides desde su lugar de producción en los testículos hasta las vesículas seminales, que es el lugar donde se forma la esperma. Después de la vasectomía, el individuo tiene esperma, puede eyacular, tiene todos los instintos y funciones sexuales intactas, con excepción de la reproducción; no puede tener descendencia porque su esperma carece de espermatozoides.

La contraparte de la vasectomía en el organismo femenino es la interrupción de las trompas de Falopio. Estas son dos conductos que comunican los ovarios con el útero y por ellas descienden los óvulos maduros, listos para ser fecundados por los espermatozoides del macho después de la cópula. Se habla de “ligadura” pero realmente lo que se hace es cortar las trompas (en cualquier caso hay interrupción de las trompas). Después de esta operación, la hembra no puede ser fecundada, no puede procrear, pero sigue manteniendo intactos sus ovarios y sus hormonas femeninas, tiene menstruación (en la mujer y en animales que menstrúan) o celo (como en las gatas).

En resumen, la castración conlleva la esterilización, sin embargo, se puede esterilizar a un animal sin necesidad de castrarlo…y aquí aparece de nuevo la pregunta inicial: cuando tenemos necesidad de hacerlo a nuestra mascota, ¿qué hacer? ¿castrar o sólo esterilizar?.

Hay toda una serie de circunstancias por la que puede presentársenos este dilema. Algunas veces es recomendable que una gata vieja o con salud precaria no tenga más partos, o como sucede la mayoría de las veces, resulta difícil regalar los gaticos que no son de raza y por supuesto, como personas sensibles y responsables, nos duele, da lástima, está fuera de toda posibilidad, dejarlos abandonados en una pescadería o simplemente en la calle.

En el caso de las gatas, si su mascota no constituye un ejemplar valioso de raza o que simplemente le quiere sacar crías, mi opinión es que la mejor elección es la castración (ovariectomía), pues con ello le evita el acoso de gatos machos en tiempo de celo y sobre todo, le evita un proceso de piometra, que es una infección uterina relativamente frecuente y que le puede costar la vida si no es operada de urgencia.

Cuando se trata de gatos machos, hay que pensar muy bien qué hacer. Cuando se castra un animal, sea macho o hembra, cambian su carácter, se vuelve más sedentario y manso, engorda, desaparecen sus instintos sexuales. Si tenemos un gato macho y pretendemos que no salga de nuestra vivienda y que no “marque” su territorio con esos “chorritos” de orina de olor tan penetrante y desagradable, entonces la elección debe ser la castración a tiempo. Lo que no debemos hacer es castrar un gato que va a vivir fuera de la casa, pues al perder su agresividad natural, será fácil víctima de los maltratos de otros gatos.

Sin ambrago y a modo de ejemplo, si tenemos un gato macho que no deseamos que tenga descendencia con nuestra gata hembra de raza y con la cual convive, pero al mismo tiempo nos gustaría que siguiera manteniendo sus “condiciones” y el “orden” en nuestro patio, en lo que respecta a visitas de otros gatos del vecindario, entonces sin dudas el procedimiento adecuado es la esterilización por vasectomía; inclusive esto tiene la ventaja que nuestro gato vasectomizado nos pondrá en aviso a tiempo, cuando nuestra gata comience su celo.

La edad óptima para la castración según la literatura veterinaria es de 6 meses para la hembra y 7 meses para el macho, aunque personalmente me gusta esperar la madurez sexual del animal, sobre todo en el caso de las hembras. En el caso de los machos no hay garantía de que su gato maduro sexualmente y que ya “marque” su territorio con orina deje de hacerlo después de la castración, por lo menos en los primeros tiempos, aunque esta orina de marcaje no tiene el olor penetrante de la de los gatos no castrados.

Estas son orientaciones generales y algunas situaciones que se pueden presentar, pero por supuesto, toca a usted elegir en la suya particular.

El evitar los partos no deseados de nuestras mascotas, sean gatos o perros, es un deber social, un acto de conciencia ciudadana. El abandonar los cachorros a su suerte es una crueldad y una irresponsabilidad, recúerdele a los que así lo hacen, que cuando vean a esos gaticos y perritos enfermos y hambrientos por la calle, que piensen que eso se puede evitar con una sencilla operación y un poco de su tiempo.

9 comentarios para “¿Castrar o sólo esterilizar?”

  • Marcia Soneira de la Luna says:

    Muy interesante como siempre, bella nuestra Charlen,suerte y exitos amigos los recuerdo mucho

  • Amelia Quintana Aballe says:

    Muy interesante este tema, tengo dos gatas y quiero esterilizarlas pues resulta dificil encontrar hogar para tantos gatitos. Pero pregunto si es prudente dejarlas que paran aunque sea una vez para lograr estar seguros de su madurez sexual y no causarles daños.

    • ACAG says:

      No necesariamente tiene que dejar que paran y por otra parte, no se está buscando su madurez sexual. Las hormonas sexuales tienen influencia en el desarrollo físico general del animal y si son gatas de buen tamaño, armónicas en su estructura y tienen aproximadamente 7 o más meses de edad, yo no dudaría en castrarlas.

  • Amelia Quintana Aballe says:

    Muchas gracias por su aclaración, es bueno consultar sobre temas desconocidos para adoptar decisiones correctas.
    Estos temas sobre salud son muy importantes para conocer mejor a nuestras mascotas.
    Tengo una inquietud, mis gatas ya sobrepasan los 10 meses de vida, pero no he observado que esten en celos o sintomas de embarazo, ¿ es normal esta conducta?,¿podrían ser estériles?, ellas son muy retosonas, juegan mucho una con otra, es como si no se dieran cuenta que son adultas.Aclarenme por favor sobre esto.
    Por otra parte temo someterlas a esta operación y que se descubra que estan embarazadas,¿Qué complicación acarrearía esto si sucediera?

    • ACAG says:

      La menarquia (primer celo) en las gatas es algo muy individual. Las hay muy precoces que a los cinco meses ya la presentan y otras, como las persas, usualmente son más demoradas. La esterilidad congénita en las gatas es un fenómeno raro y en las suyas, simplemente no les ha llegado el momento. El período pico de celos en las gatas comienza a partir de enero y demora hasta mayo aproximadamente. Es común la castración de las gatas en estado de gestación, eso se practica constantemente, siempre que no estén a término y pueda traer mayores consecuencias para su salud.

  • Yanelys says:

    Muy interesante el artículo publicado por el que como digo yo, es quien más sabe de gatos en Cuba y a quien le envío mis más cordiales saludos.
    Quiero compartir con ustedes mi experiencia, tengo un gato macho, que es la excepción de la regla al párrafo que habla de los gatos machos, lo castré hace dos años y medio, cuando tenía unos dos años y tanto de edad, los motivos fueron dos: uno evitar que se fuera de la casa detrás de hembras en celo, otra quitarle la guapería, lo primero fue efectivo, lo segundo no lo he logrado hasta el momento, es muy fiero, no puede ver un gato a una legua de la casa porque sale a fajarse, si está dentro de la casa y no puede salir pero siente que hay algún gato por los alrededores se engrifa y se pone atento a la puerta, a veces no lo dejamos ni salir a la azotea de la casa a que coja fresco por temor a que venga algún gato e inevitablemente se forme la pelea si no llegamos a tiempo para recogerlo o espantar al intruso o intrusa porque le da lo mismo fajarse con varones que con hembras, en una ocasión se me cayó del primer piso donde vivo porque saltó a nuestro balcón un gato, la puerta estaba abierta y sin pensarlo le fue arriba y ahí fue donde se cayó, ese es el comportamiento normal de un gato castrado, o será que el mío tiene problemas de personalidad, existenciales o es que está loco??? Aclaro que con los humanos de la casa es todo lo contrario, es muy cariñoso, quiere que se pasen todo el día acariciándolo, exige atención, es hasta obediente en lo que relación dueño-gato se refiere, yo digo que es un perro en cuerpo de gato pero es en esencia muy guapo.

    • ACAG says:

      Igual que cada humano tiene su personalidad, cada gato tiene su “gatunidad”: los hay cariñosos, muy cariñosos, hasta empalagosos, pero también los hay de naturaleza tímida, indiferentes, agresivos, etc. En los machos, cuidar su territorio es uno de los instintos fundamentales que se desarrolla en la adultez y su intensidad se manifiesta según el temperamento del animal. Si su gato hubiese sido castrado antes de madurar, posiblemente pero no seguro, hubiese sido más tolerante con otros gatos y en su caso, por lo menos tienen la gratificación que es muy cariñoso con los humanos.

    • ArelysG says:

      Yanelis:
      Cuando leí lo que te pasa con tu gato, me reí muchísimo porque mi gatica, es igual, no puede ver un gato cerca porque quiere fajarse y si esta dentro de la casa se engrifa y hay que calmarla. Hoy mismo salió a SU jardín a comer hierbitas y vio un gato (BELLO por cierto) del otro lado de la cerca con intenciones de entrar, tuve que aguantarla y espantar al intruso o intrusa… ahora entiendo que tiene un tempramento muy fuerte o sea su gatunidad jajajaja. Es que es muy mimada desde siempre, mi esposo la trajo a casa desde bien chiquitica, es muy celosa, no tolera ni a los gaticos bebes que son tiernos. Yo he pensado en adoptar otro gatico, e incluso pedí como siempre los sabios consejos del Ángel de los Gatos, el Dr. De Uriarte, pero es que no quiero que se sienta mal y ya veo que NO los soporta, se enfada en serio y despues no quiere ni miranos y está así algunas después se le pasa, porque no puede resistirse a nuestros mimos y esfuerzos, la adoramos y ella lo sabe y entonces se aprovecha de su condición de “hija” única para hacer gala de una malcriadez extrema, pero es tan linda y tan tierna que le permitimos casi todo. Como tu gatico tambien es muy obediente y la tenemos bien eduacada, nunca pensé que seria así porque los gaticos por lo general tienen fama irreverentes o al menos eso pensaba antes de tener esta bellísima experiencia, no se cómo puse vivir tan tiempo si un gato a mi lado. Son adorables, verdad??

  • Yanelys says:

    Gracias Dr por su respuesta a mi inquietud con la personalidad de mi gato, yo ya estaba casi convencida de que ese es su temperamento y no va a cambiar, tiene sus días, no siempre está tan guapo, y no lo castré antes de madurar porque en ese entonces no era mío, lo adopté luego de que lo abandonaron unos vecinos y como desde pequeño lo conocía y me encantaba por lo hermoso que era, no dudé en recogerlo cuando lo vi abandonado, yo creo él sabía que el destino nuestro era estar juntos porque antes de ser abandonado, ya iba a mi casa a echar unas buenas siestas, hoy por hoy es el favorito entre los otros que tengo, es el único macho y la verdad que se ha robado el cariño de todos, yo a veces pienso que es así tan especial con los humanos de la casa porque sabe que lo recogimos en un momento estresante de su vida y le dimos amor, comida y un hogar.
    Saludos

Deja un comentario