Entradas recientes
Comentarios recientes
Archivos

Consejos de la abuela

Dedicatoria

Para nuestros cachorros, que no podemos asegurar que piensan, pero de lo que si estamos seguros es que sienten y muchas veces sufren.

La salud y el vigor del recién nacido depende de la salud y la nutrición de la madre antes de su gestación. ¿Llega una camada al hogar y nace la camada en nuestras manos? O sencillamente rescatamos una camada huérfana.

La naturaleza es muy sabia y cada madre tiene “programada” la atención de sus gaticos, un nido seguro, oscuro, escondido en su territorio y llegan los gaticos.

¿Cómo manejamos a los recién nacidos?

Para un manejo exitoso de recién nacidos hay que velar por algunos factores que pueden perjudicar su supervivencia:

La falta de oxígeno al nacer: En un parto demorado o difícil puede nacer un gatico con falta de oxígeno. Debemos despejar su hocico de secreciones e “inflarlo como un globo con nuestra boca”, frotarlo con un pañito de la cabeza a la cola y en la garganta como hace la gata para estimular la respiración.

Si la mamá real o postiza no tiene leche, hay que suminístrale calor con una bolsa de agua caliente o alternativas como un frasco de plástico o bolsa de agua caliente. La mamá no atiende a un recién nacido por debajo de 35º de temperatura rectal. Calentarlos es un proceso lento y gradual. Los requisitos de la temperatura ambiental son:

0-5 días: 35ºC

5-7 días: 30º C

7-10 días: 27ºC

Los gaticos recién nacidos no regulan solos la temperatura hasta las 3-4 semanas. Primero se les quita el frío y después deben alimentarse.

Falta de glucosa: A las 12 horas sin alimentarse empieza a faltar la glucosa en la sangre.

Por falta de alimentación también faltan el agua, los líquidos y las sales minerales y se deshidrata el gatico. El 80% del organismo funciona con líquido.

¡Unas gotas de miel con unas gotas de sales de rehidratación hacen el milagro de la vida!

Ya salimos de las urgencias del recién nacido. !Vaya susto!

Ahora proseguimos con los cuidados anteriores más la alimentación la madre debe estar bien alimentada, nutrida y suplementada con vitaminas. Se le deben dar cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida y meriendas, proteínas puras, yema de huevo, avena, leche, etc., Abundante agua siempre fresca. Observar que todos los gaticos mamen y pesarlos diariamente. El gatico al nacer pesa de 2-4 onzas, aumenta media onza por día o cuatro onzas a la semana. Si no aumenta de peso en 24-48 horas, debe consultar al médico veterinario, ya que es preocupante. Puede usarse una pesa de cocina o postal.

Durante la primera semana los huérfanos deben alimentarse cada 2-3 horas.

A la segunda semana cada 4-6 horas. A partir de la tercera semana hasta el destete, cada 6-8 horas. Ellos mismos demandan la presencia de la madre o el biberón oportunamente.

Cuidados de higiene: esterilice los utensilios para administrar las fórmulas cada vez que los usa. Si los huerfanitos no aceptan el gotero, jeringuilla o biberón, intente echar una gotica de miel en los labios y estimúlelos desde la cabeza hasta el lomo como hace la madre. La mejor posición para la alimentación artificial es como si mamaran de la gata. Deben de mamar 8 cc aproximadamente al día. A la mitad de la toma, sáquele el aire, como se hace con el bebé humano y después continúe. Hágalo de uno en uno y vuelva a empezar. No sobrealimente al gatico ya que puede ocasionar diarreas.

Algunos datos en el tiempo: abren los ojos los gatos entre los 10-12 días, paran las orejas entre los 12-14 días. La primera dentición comienza a brotar a los 21 días. A los 30 días debe comenzar el destete, comer y mamar, primero con carnes blancas como pollo molido, pescado, con leche de fórmula, una pasta que se chupa y se masca.

En cuanto a la higiene, mantenga el lugar limpio y libre de las dañinas pulgas que pueden provocar anemia y trasmiten formas parasitarias de la tenia. Consulte con el veterinario las medidas a tomar.

Socialización: los gaticos hasta las cuatro semanas se duermen felices después del alimento. A partir de entonces necesitan jugar y mucho afecto. Esto es importante pues el período de socialización del gato es breve, de 2-7 semanas. Si pasa este tiempo y no son tratados con el cariño y el olor de los seres humanos, se crían poco sociables o jíbaros. El olor de la madre y los seres humanos son fundamentales. Ponga en el cunero ropa de los allegados que deben reconocerlos, acarícielos y juegue con ellos. Sea feliz y diviértase con sus gatos, disfrute.

Eliminación: Todo el tiempo la mamá real o postiza se ocupa de la limpieza de los gaticos, orina, heces. Ellas lo hacen con la lengua, la mano humana lo hace con un algodón húmedo estimulando debajo de la colita. Tan pronto se abre el circulo comida eliminación y se introduce la comida del exterior ellos ya eliminan solos y se les educa para que lo hagan en el lugar adecuado que es la caja de desperdicios. Desde los 45 días, si el gatico se equivoca de lugar recoja la orina y las heces con un papel y sepúltelos superficialmente en el aserrín de la caja. Hay gaticos que siguen los pasos de la madre. Huelen y huelen y buscan el lugar. Unos tapan primero y otros después.

El ritual después de la comida es limpiar el hocico, las paticas, se estiran y hacen uñas. Después.. a la cajita. Es una secuencia que hay que observar. A las 4 semanas ya los gaticos están listos para la cajita.

Es oportuno el análisis de heces y orina por si hay parásitos. A las 45 días se puede comenzar a desparasitar externa e internamente.

El destete debe estar logrado a las 4 semanas y se alimentan no menos de 4 veces al día debido al tamaño.

Sobre las 6 semanas están listos para socializarse con humanos y otros animales.

Llegamos a la parte más fácil, contacto físico y cariño. Acarícielo, acurrúquelo, así se establecerá una unión afectiva fuerte, juegue con ellos, hágale pelotas y sonajeros, juguetes que le ayudarán a formar habilidades motrices. Su gato será regalón, obstinado y fiel como nadie.

Disfrute su gato, viva feliz, ellos nos hacen más longevos, sanos y felices.

A manera de resumen:

El gato es prácticamente único en la naturaleza. Es un depredador solitario, pequeño y puede ser víctima de otros depredadores mayores y organizados que se distribuyen en la naturaleza. Como técnica de supervivencia esconden muy bien las manifestaciones de sus trastornos y enfermedades. Esto funciona en la naturaleza pero le dificulta a los seres humanos que pretendemos adoptarlo y criarlo, percatarnos de sus señales. Disimulan sentirse mal, lo enmascaran y se aíslan. De ahí la importancia del monitoreo de su estado de salud, de las posiciones de su cuerpo y de los movimientos de su cola. Tenemos que observar mucho al gato y aprender a estudiarlo con la ayuda de nuestros queridos aliados, los médicos veterinarios. Es por esta razón que recordamos algunos principios: temperatura cálida todo el tiempo antes de las 6 semanas, higiene y limpieza ya que ningún animal se mantiene sano si no está limpio, buena hidratación, la turgencia de la piel se observa al pellizcar la piel de la nuca, el organismo está regulado por el agua, si no es así acuda a la consulta médica para que le recomienden como hidratarlo. Las heces deben ser carmelitas y formadas, la orina amarilla. Hay una vasta gama de colores de heces y orina que motivarían a un pintor.

Salud entre 6 semanas y 4 meses

Al llegar al hogar el gatico debe ponerse en una cuarentena de al menos una semana en un lugar aislado y vigilado, lo cual minimiza la posibilidad de la transmisión de enfermedades a otros animales. Tos, estornudos, parásitos internos y externos, otros.

En dependencia de la edad deben alimentarse de 2-4 veces al día, agua abundante y fresca que se cambia dos veces al día, limpieza de área de los sólidos de la caja.

A continuación aparece una fórmula sustituta de la leche de gata, que es más fuerte que la de la vaca y tiene más grasa. La fórmula para los huérfanos o en destete es fácil y económica: para 8 onzas de leche entera líquida añádale una cucharadita de miel y una cucharadita de yema de huevo pasadas por agua y un gotero con vitamina A y Complejo B. La miel y la yema de huevo se pueden ir aumentando paulatinamente.

En el caso de la leche en polvo se unen dos cucharadas soperas de leche en polvo con 8 onzas de agua hervida. Se pueden usar sales de rehidratación en caso necesario.

Literatura consultada:

Rodríguez L. 1999. Pediatría canina y felina.
Kitten Rescue. 2004. Kitten Rescue Manual.
Forte C, Hugues B. 2014. Consideraciones sobre la alimentación de caninos y felinos domésticos. Editorial Consejo Científico Veterinario de Cuba.
Hugues B y col. 2014. Consideraciones sobre la prevención de las enfermedades de los animales de compañía. Editorial Consejo Científico Veterinario de Cuba.

Un comentario para “Consejos de la abuela”

  • Carmen Cartaya says:

    Muy util y oportuno articulo. En estos dias en la oficina estamos cuidando de un gatico que aparecio en el patio aun en su bolsa. Este articulo nos ha ayudado inmensamente. por favor no lo retiren. Muchisimas gracias.

Deja un comentario